Que pasa si me voy del lugar del accidente?

¿Qué pasa si me voy del lugar del accidente?

Sanciones potenciales En algunos casos, especialmente cuando un accidente causa lesiones o la muerte, un conductor que abandona la escena de un accidente puede estar sujeto a cargos penales graves como “delito grave de atropello y fuga” y enfrentar una condena de varios años de prisión.

¿Qué pasa si te chocan y se dan a la fuga?

Denuncia ante un Ministerio Público Una de las acciones más importantes que debes de hacer si te chocan el auto y se van, es levantar la denuncia en un Ministerio Público con la ayuda y asesoría de un abogado especialista, muchos seguros lo piden como requisito en una situación similar.

¿Qué hacer después de sufrir un accidente?

LEA TAMBIÉN:   Como se llama la tinta de la lapicera?

Las autoridades tienen competencia para conocer de los hechos ocurridos en la circulación de vehículos y contar con su ayuda y su presencia después de sufrir un siniestro puede resultar vital. Por eso, desde Legalcar abogados instamos siempre a nuestros clientes a que después de sufrir un accidente se contacte con las autoridades.

¿Cómo reclamar la indemnización de un accidente de tráfico?

Siempre que se está involucrado en un accidente de tráfico se debe hacer el parte o llamar a las autoridades, pues si no se hace no hay forma de demostrar que el accidente ha ocurrido, por lo tanto, la víctima no podrá reclamar la indemnización.

¿Qué pasa si abandonas el lugar del accidente?

A pesar de los impulsos que pueden llevarnos a abandonar el lugar del accidente, en cualquier caso nuestra situación se agravará. Todo dependerá, no obstante, del tipo de accidente y de la gravedad de las lesiones (si las ha habido).

¿Quién debe auxiliar a la víctima de un accidente de coche?

LEA TAMBIÉN:   Que pasa si inhalas humedad?

Además, se requiere que quien presta el auxilio a la víctima lo haga sin peligro para él ni para terceros. En cualquier caso, el Tribunal Supremo ha declarado que quien causa un accidente de coche tiene el “deber personalísimo” de auxiliar a la víctima del mismo.