Que hacer cuando un nino llora y no puede respirar?

¿Qué hacer cuando un niño llora y no puede respirar?

La especialista recomienda las siguientes pautas:

  1. Durante la crisis, hay que conservar la calma para no aumentar la angustia del niño.
  2. Hay que abrazarle para transmitirle seguridad a través del contacto físico, hablarle suavemente con palabras cariñosas, infundirle confianza, llevarle a un lugar tranquilo.

¿Qué hacer cuando un niño se ahoga con el llanto?

Qué debes hacer Si tu bebé sufre un sollozo con espasmo, lo primero que debes hacer es conservar la calma: la respiración se reanudará por sí sola en pocos instantes y el episodio no le causará ningún daño a tu hijo. Túmbalo en una superficie plana y procura refrescar su frente y sus muñecas con un paño humedecido.

LEA TAMBIÉN:   Como se contagia la gastritis de una persona a otra?

¿Cuándo se puede hacer respiración cardiopulmonar en caso de convulsiones?

NO le dé nada por la boca hasta que las convulsiones hayan cesado y la persona esté completamente despierta y alerta. NO inicie respiración cardiopulmonar (RCP), a menos que realmente se haya detenido la convulsión y la persona no esté respirando o no tenga pulso.

¿Cuánto tiempo se resuelven las convulsiones en los niños?

Si bien todo esto suena atemorizante, la American Academy of Pediatrics quiere que los padres recuerden que las convulsiones en los niños no suelen ser emergencias médicas; la mayoría de las convulsiones en niños se resuelven solas en cinco minutos.

¿Cuál es la primera convulsión que sufre un niño?

Esta es la primera convulsión que sufre el niño. La convulsión dura más de 5 minutos. El niño se lastima durante la convulsión, u tiene una dificultad respiratoria tras la convulsión. Se produce inmediatamente otra convulsión. Todo niño que sufre por primera vez una convulsión debe ser llevado al departamento de emergencias de un hospital.

LEA TAMBIÉN:   Cuales son los valores y principios de una secretaria?

¿Cómo cuidar a un niño durante una convulsión?

Asegúrese de que no haya objetos filosos o duros en las cercanías. NO intente restringir ni sujetar a un niño durante la convulsión. NO le ponga nada en la boca, ni un trapo ni un calcetín. Muchos niños aprietan los dientes durante una convulsión; puede que lo muerda o que el niño se lastime.