Cuando se considera una empresa inactiva?

¿Cuándo se considera una empresa inactiva?

Una empresa inactiva es aquella sociedad que ha dejado de operar, es decir, que no tiene actividad y no genera ingreso alguno. Este tipo de empresas suelen mantener sus gastos al mínimo. Además, deben haber comunicado su cese de actividad mediante la correspondiente presentación del modelo 036 en Hacienda.

¿Cómo dejar inactiva una empresa?

Si se quiere dejar una sociedad inactiva sólo hace falta comunicar ante la Administración Tributaria el cese de la actividad económica sin proceder a la disolución y liquidación.

¿Cómo activar una sociedad limitada inactiva?

Reactivar una sociedad inactiva es un proceso sencillo siempre y cuando se haya respondido a las obligaciones fiscales y mercantiles durante el periodo de inactividad. Esto se hace comunicándoselo a la AEAT a través de una vía presencial o telemática y rellenando el mismo Modelo 036.

LEA TAMBIÉN:   Como se puede prevenir los trastornos de sintomas Somaticos?

¿Qué pasa si una sociedad está inactiva?

Por tanto, al estar la sociedad inactiva durante más de un año, el administrador debe proceder a convocar la junta general en el plazo de dos meses para que adopte el acuerdo de disolución o, si la sociedad fuera insolvente, ésta inste el concurso.

¿Dónde se forman las corporaciones?

Las corporaciones son formadas frecuentemente en el estado en donde opera el negocio, pero no tiene que ser así necesariamente. Algunas son formadas en estados diseñados para tener negocios, como Delaware o Nevada, sin embargo esto significa más papeleo.

¿Cómo crear una corporación foránea?

Luego tienes que registrar la corporación como una entidad foránea en el estado en donde opera tu negocio, y pagar impuestos al estado. El próximo paso es crear Artículos de Incorporación, que son llenados en el estado en el que se está creando la corporación.

¿Quién es el dueño de una corporación?

Los propietarios de la corporación, que son los accionistas, suelen delegar la gestión a otras personas que conforman un directorio. Así, quienes toman las decisiones sobre las corporación no son sus dueños, sino los gerentes.