Como planchar la ropa para que huela bien?

¿Cómo planchar la ropa para que huela bien?

Sólo tienes que hacer una mezcla de agua y unas gotas de suavizante. Pulveriza esta combinación sobre tu ropa antes de plancharla y verás como te resulta mucho más sencillo y, además, olerá estupendamente.

¿Cómo evitar que la ropa se huela a humedad?

Vinagre. El baño puede ser un lugar apropiado para este remedio. Pon la prenda colgada de una percha próxima a la ducha y coloca un cubo con agua y vinagre diluido debajo de la prenda. Después de esto dúchate, y con el vapor de agua y el ambiente creado ese mal olor desaparecerá de tu prenda.

¿Cómo hacer el planchado de la camisa?

Tanto en la espalda como en el frontal, el planchado debe ser ligero. Con movimientos rápidos, para no sobrecalentar zonas, y con la presión necesaria para no estirar las fibras, se evitan daños en el planchado de la camisa. Cogemos una de las mangas y la estiramos en la tabla.

LEA TAMBIÉN:   Que sabemos sobre las placas tectonicas?

¿Cómo encajar la camisa?

PECHERAS: Por último, plancha las dos pecheras o zonas delanteras de la camisa aprovechando la forma redondeada de uno de los extremos de la tabla para encajarla. Comprueba la zona de los ojales y el bolsillo, si lo tiene, para que no queden arrugas.

¿Cómo minimizar la necesidad de planchar las camisetas?

Y SI NO QUIERES PLANCHAR LAS CAMISAS… Una de las claves para minimizar la necesidad de plancha es prestar atención al lavado: no llenes mucho la lavadora, agrupa la colada por tipo de prendas (separa las sábanas y toallas: pesan más y tienden a enrollarse con el resto de ropa y arrugarla) y utiliza un programa corto de centrifugado.

¿Cuál es la temperatura ideal para planchar una camisa de poliéster?

El algodón por ejemplo aguanta temperaturas muy altas, entre 140º y 210º. Para planchar una camisa de poliéster sin embargo, es aconsejable que reduzcas la temperatura a entre 100º y 160º. La seda también es muy delicada. Debemos ser cuidadosos con nuestra salud. Una correcta educación postural, nos previene de sufrir futuros problemas de espalda.