Que impuestos debe pagar un prestamista?

¿Qué impuestos debe pagar un prestamista?

Los prestamistas no pagan impuestos e incurren en diversos abusos contra los ciudadanos, de acuerdo con legisladores del PRD. No existe registro de cuántas empresas se dedican a este tipo de préstamos.

¿Cuánto cobra un prestamista en España?

Un/una Prestamistas gana normalmente un salario bruto mensual de entre 1.017 € y 1.600 € al empezar en el puesto de trabajo. Tras cinco años de servicio, esta cifra se sitúa entre 1.134 € y 1.793 € al mes con una semana de trabajo de 40 horas.

¿Qué pasa si el prestamista fallece?

El heredero asume la total responsabilidad sobre el inmueble en cuestión, por lo que pasa a ser el titular del adeudo y se compromete a realizar el pago, comprometiendo incluso el pago de este hasta con su propio patrimonio.

LEA TAMBIÉN:   Cuantas cucharadas son 25g de sal?

¿Qué es un prestamista particular?

Un prestamista particular es aquella persona que cede parte de su patrimonio a otra persona a cambio de recibir unos honorarios en concepto de intereses o comisiones. Se trata de individuos, no entidades financieras, aunque su volumen de negocio pueda ser enorme.

¿Qué pasa si fallece un prestamista?

Si fallece el prestamista, la deuda será un derecho en la herencia y uno o varios herederos serán los que reciban el dinero.

¿Qué hay que pagar por un préstamo entre particulares?

¿Hay que pagar por un préstamo entre particulares? Si necesitas la ayuda de un experto tendrás que pagar sus honorarios, aunque en internet hay varios modelos de contratos entre particulares que puedes usar – en este enlace tienes algunos -. Dentro de esos modelos encontrarás préstamos con intereses y también sin intereses.

¿Por qué los asesores están obligados a trabajar con los prestamistas?

Esto se debe a que la mayoría de los asesores está acostumbrado a trabajar con el que está del otro lado del mostrador, el cliente o tomador de dinero. En todo caso, es importante saber que a veces estará gravado y alcanzado por ciertos impuestos, y otras veces, el prestamista, se encontrará exento, dada su actividad y no por su persona.