¿Qué es la ley arbitral?

El pacto arbitral es un negocio jurídico por virtud del cual las partes someten o se obligan a someter a arbitraje controversias que hayan surgido o puedan surgir entre ellas. El pacto arbitral implica la renuncia de las partes a hacer valer sus pretensiones ante los jueces.

¿Qué es la ley de arbitraje y Mediacion?

Se establece un medio alternativo y legal para resolver los conflictos, con la asistencia de un tercero neutral (mediador) que promueve el dialogo entre las partes para llegar a un acuerdo voluntario y de forma confidencial, que ponga fin de forma definitiva al problema, con la firma del acta de acuerdo de mediación.

¿Qué es la ley de arbitraje en Guatemala?

Definiciones. A los efectos de la presente ley: 1) «Acuerdo de Arbitraje», o simplemente «Acuerdo», es aquél por virtud del cual las partes deciden someter a arbitraje todas o ciertas controversias que hayan surgido o puedan surgir entre ellas respecto de una determinada relación jurídica, contractual o no contractual.

LEA TAMBIÉN:   Cual es la diferencia entre la hemofilia ayb?

¿Por qué el arbitraje es neutral?

El arbitraje es neutral. Además de seleccionar árbitros de nacionalidad apropiada, las partes pueden especificar elementos tan importantes como el derecho aplicable, el idioma y el lugar en que se celebrará el arbitraje. Esto permite garantizar que ninguna de las partes goce de las ventajas derivadas de presentar el caso ante sus tribunales

¿Qué es el Reglamento de arbitraje?

El Reglamento de Arbitraje de la OMPI protege específicamente la confidencialidad de la existencia del arbitraje, las divulgaciones realizadas durante dicho proceso, y el laudo.

¿Qué es el arbitraje obligatorio?

Arbitraje obligatorio A contrario de la definición del arbitraje voluntario, el obligatorio tiene una norma expresa que vinculará a las partes a llevar la controversia mediante un arbitraje.

¿Qué es el arbitraje comercial?

¿Que es el Arbitraje Comercial? El arbitraje es una forma de solucionar los conflictos de forma privada, con mínima injerencia judicial, utilizando los servicios de un árbitro que decide el fondo del asunto, tal y como lo haría un juez.